Opiniones

Terminó el Tiempo

Estamos ya a escasos tres meses de que termine la administración pública municipal que encabeza aún Víctor Estrada Garibay. En estos tres últimos meses de gobierno, se debería de estar viviendo un ambiente festivo, donde se destacaran las principales obras y acciones del gobierno local de Cuautitlán Izcalli. Sin embargo, las cosas son muy diferentes, ya que pareciera que hoy en día no hay autoridad municipal, actualmente tenemos un Alcalde ausente y que actúa de a poco y a escondidas de la ciudadanía.

Víctor Estrada no ha estado presente en las mas recientes inundaciones que han sufrido cientos de habitantes de este municipio, no ha dado la cara, dejando en claro que la ciudadanía ya no es su prioridad. Tan no lo es que aún miles de izcallenses siguen esperando una respuesta de las prometidas becas escolares que por alguna extraña razón, y ante la no participación del ex medallista olímpico en el pasado proceso electoral simplemente se difuminaron.

En vías de su tercer y último Informe de Gobierno, Estrada Garibay busca legitimarse de últimas con una ciudadanía que ya no cree en él, ya no creen en un Alcalde que ha llevado a Cuautitlán Izcalli a niveles elevados de inseguridad, donde hechos como el robo de autos sigue en aumento. No le creen porque su gobierno como nunca antes en la historia de este municipio está manchado de sangre, donde la muerte de integrantes de su administración y del entorno político y social enterraron por siempre su credibilidad.

No creen en un Munícipe que poco o nada hizo por mejorar la infraestructura urbana de esta demarcación. No le creen porque hoy cientos de vialidades están en el completo abandono, no es posible transitarlas sin caer en uno o más baches que laceran el patrimonio y la estabilidad emocional de los izcallenses.

No le creen porque llegada la noche son bastantes las calles a oscuras que se vuelven propicias para el actuar de la delincuencia impune que se burla a diario de las hoy mermadas fuerzas policíacas, esto pese haber prometido que alumbraría todo el territorio local. Ni con las miles de lámparas que le dió su padrino político Eruviel Ávila Villegas le alcanzó para cumplir esta meta.

Tampoco creen en un Presidente Municipal que pese a ser ex medallista olímpico mancilló y despreció la organización social en pro del deporte y la sana convivencia. No, no le creen porque mató el proyecto Vía Recreativa que se asentaba cada domingo en las inmediaciones de lago Espejo de Los Lirios, lo hizo por saciar un estúpido egocentrismo por eliminar todo lo que representara al anterior gobierno de Karim Carvallo Delfín.

En lugar de esta Vía Recreativa que sí contaba con el reconocimiento ciudadano, y que era este respaldado por la afluencia de cientos de izcallenses cada fin de semana Víctor Estrada Garibay intentó legitimar un “Paseo Dominical” en el olvidado Parque de la Familia que muy poco duró, así como cuando pasó el tiempo necesario para que se dieran cuenta que la ciudadanía no asistiría. Y que los empleados municipales obligados a ir cada domingo un día terminaron por hartarse junto con él.

El proyecto fue más que inverosímil, se dijo que se retiraba la Vía Recreativa porque Víctor y su gobierno estaba preocupado porque los deportistas respiraban el humo de los vehículos que escasos transitaban por la zona a esas horas. En cambio sí plantó una trotapista en medio de la misma avenida Constitución, una contrariedad por donde quiera que se le mire.

Trotapista que por cierto está inconclusa y dudo pueda concluirse como un día lo planteó. Se le acabó el tiempo al Alcalde, ya no le será posible llevarla hasta el mencionado y prometido Andador Universitario, ese que cambiaría el rostro de la avenida Rancho El Jacal en beneficio de estudiantes de la Preparatoria No. 11, la Universidad de Cuautitlán Izcalli y el Tecnológico de Estudios Superiores de Cuautitlán Izcalli, vialidad que hoy está destrozada, es un chiquero y un claro ejemplo de la palabra incumplida de un limitado deportista avenido a político.

A Víctor Estrada ya se le terminó el tiempo, el poder y la impunidad que da estar al frente de un municipio que le quedó MUY GRANDE. Una tierra de gente que nunca supo escuchar, y que aunque él pudiera decir y gritar a los cuatro vientos que hizo… hoy su problema es la falta de credibilidad. Haber traicionado a la gente y al partido político que lo hizo Edil. Haber depredado el patrimonio municipal junto con un Cabildo complice y servil, todos, desde los Regidores del PRI, del PAN, del PANAL, del PES, del PRD y hasta de MORENA. ¡Silencio absoluto señores!

Si bien es cierto que pudo haber hecho obras, también es cierto que muchas de ellas dan ejemplo de su limitada capacidad para gobernar y administrar, tanto que varias de estas al poco tiempo que ha pasado desde su ejecución ya le están saltando en la cara por la escasa calidad con que fueron hechas y la harta corrupción impregnada en ellas. Basta con transitar la calzada Guadalupe, la avenida Constitución y la avenida Henry Ford para dar cuenta de ello solo por citar unos ejemplos.

Hoy Víctor Estrada asegura en uno de sus mensajes de redes sociales que ha invertido más en obra pública que los dos gobiernos municipales anteriores juntos. Lo malo de esto es que las obras no se ven ni se encuentran por una muy buena parte de Cuautitlán Izcalli, muy pocos pueden dar fe de ellas. Han sido acciones muy pequeñas que lejos están de ser verdaderas obras públicas de impacto social. Aquí es prudente aclarar que tapar baches “no es obra pública” sino más bien una obligación básica de todo gobierno y que hoy nuestro Alcalde ha dejado en claro que ni con eso ha podido cumplirle a los izcallenses.

Víctor Estrada se irá de su gobierno a oscuras, bajo el señalamiento de las metas no alcanzadas, el cuestionamiento de las malas obras realizadas, de la negra sombra delincuencial que deja su gobierno y que como nunca antes superó todo lo visto. Se va con la amargura que debe dar el ser señalado por su ineptitud como Alcalde y que nunca haya logrado que la ética y disciplina deportiva de las que tanto se jactó hayan asomado las narices, siquiera en lo más mínimo, en todo este tiempo que dice él fue el Presidente Municipal de Cuautitlán Izcalli.

Da click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Soy un periodista comprometido con mi labor de informar con oportunidad, imparcialidad y apego a la realidad que se vive en el Estado de México.

Desde mis inicios, en el año de 1998, y gracias al esfuerzo realizado por mi equipo de colaboradores, he logrado posicionarme como un periodista y medio de comunicación serio dentro de los sectores donde tengo presencia.

Biografía

Soy izcallense de toda la vida, he participado en medios de comunicación local y desarrollé por 10 años el impreso Reporte Especial “Periodismo y Comunicación para la Ciudad”; hoy haciendo marca personal bajo el sello Reporte Especial de… Álvaro Sánchez, orientado a gestionar Multimedia Informativa mediante diferentes recursos en mi sitio de Internet, además del uso de las Redes Sociales más populares.

Mi cobertura, influencia y presencia comprende principalmente los municipios de Cuautitlán Izcalli, Atizapán de Zaragoza, Tlalnepantla de Baz, Naucalpan de Juárez, Huixquilucan de Degollado y Toluca de Lerdo; una de las regiones económicas y políticas más importantes del Estado de México.

© Derechos Reservados 2018 - Reporte Especial de... Álvaro Sánchez