Opiniones

Terapia Intensiva

Ya se barajan al menos dos nombres para suceder en el cargo al aún dirigente del PRI en el Estado de México, Ernesto Javier Nemer Álvarez. Se dice ya que o lo sustituye Cruz Juvenal Roa Sánchez, quien ha sido Diputado local y ex Secretario del Trabajo, y que hoy es electo Legislador federal por el Distrito 36 que abarca 16 municipios de la zona sur de la entidad. O lo sustituye con venia desde Los Pinos, el economista Francisco Guzmán Ortiz, quien es actual Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, su único mérito.

Lo cierto es que la debacle del priísmo en el Estado de México, si bien no requiere más de las instrucciones mezquinas de Nemer Álvarez, tampoco necesita de una designación oficial de Enrique Peña Nieto, pues a todas luces el posible nombramiento de Guzmán Ortiz obedecería al capricho político del aún Presidente de México.

En tanto que Juvenal Roa tras haber sido expuesto en video el pasado mes de mayo en estado de ebriedad, en lo que pareciera una reunión privada de “amigos”; y a quien se le ve más cercano a el hoy Senador Plurinominal y ex Gobernador mexiquense, Eruviel Ávila Villegas, pudiera representar más al priísmo de esta entidad, aunque para algunos tampoco cumple con la expectativa de la militancia hoy dolida y vapuleada tras el paso del 1ro de julio.

El PRI en el Estado de México requiere no de un líder charro, tampoco de un burgués representante de lo que hoy tiene justamente al partido tricolor en la lona electoral. Mucho menos de un advenedizo oportunista. Es tiempo más bien, de que se recupere la identidad y dignidad política perdida, de que se emita más que un mensaje partidista, un mensaje de motivación y moralización; un llamado a la acción.

El PRI la tiene difícil esta vez, ya que una mala decisión para la renovación de la dirigencia estatal, la cual ya no puede ir más allá del mes de diciembre de este año, podría agudizar la crisis existencial que hoy padece toda su militancia fiel y que sigue creyendo en los colores de su partido, pero que también está convencida que no tolerará más imposiciones.

Dicen que golpe que no mata, fortalece, el problema aquí es que tenemos a un PRI convaleciente y en terapia intensiva, con signos vitales pero con la conciencia difusa, donde la decisión final está en manos de la militancia organizada o en las cúpulas partidistas.

Mismas cúpulas que por su ambición y egoísmo, tienen al filo de la tumba al que fuera el partido político más importante y dominante de este país, al primer instituto político de las grandes transformaciones estructurales y sociales de México.

Da click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Soy un periodista comprometido con mi labor de informar con oportunidad, imparcialidad y apego a la realidad que se vive en el Estado de México.

Desde mis inicios, en el año de 1998, y gracias al esfuerzo realizado por mi equipo de colaboradores, he logrado posicionarme como un periodista y medio de comunicación serio dentro de los sectores donde tengo presencia.

Biografía

Soy izcallense de toda la vida, he participado en medios de comunicación local y desarrollé por 10 años el impreso Reporte Especial “Periodismo y Comunicación para la Ciudad”; hoy haciendo marca personal bajo el sello Reporte Especial de… Álvaro Sánchez, orientado a gestionar Multimedia Informativa mediante diferentes recursos en mi sitio de Internet, además del uso de las Redes Sociales más populares.

Mi cobertura, influencia y presencia comprende principalmente los municipios de Cuautitlán Izcalli, Atizapán de Zaragoza, Tlalnepantla de Baz, Naucalpan de Juárez, Huixquilucan de Degollado y Toluca de Lerdo; una de las regiones económicas y políticas más importantes del Estado de México.

© Derechos Reservados 2018 - Reporte Especial de... Álvaro Sánchez