Opiniones

Postelectoral

Y luego del 1ro de julio, todo, poco a poco comenzó a seguir su curso normal. Pero sólo que ahora fue con un escenario electoral muy diferente, diferente en la forma, porque en el fondo, cada que volteo el dinosaurio sigue ahí.

Como ya expliqué ayer en mi video de Opiniones, en la video columna, estuve ocupado en campaña, por eso me fue prácticamente imposible, mentalmente irrealizable y éticamente dudoso emitir mis comentarios tal y como ya lo venía haciendo. Donde como ya he explicado, lo que hago, en esencia es dar y compartirles mi ‘humilde opinión’.

Pero ahora que ese tiempo de turbulentas propuestas y voces encontradas ha pasado, y está ya a la vista la conformación de los nuevos gobiernos y las legislaturas, es tiempo de opinar.

Es tiempo de retomar eso que ya muy pocos “periodistas” hacen; hoy todo pareciera una vorágine por copiar y pegar textos de no sé donde para “generar contenidos” en “nuestras” redes sociales, para que las lea quién sabe quién. Y dejamos pasar lo sustancial, lo realmente importante.

Es por eso, que aprovecho para ventilarles, que esto de opinar es algo que disfruto, creo no hacerlo tan mal, aunque sin duda para muchos más impuros que yo, lo que debería de hacer es quedarme callado. Pero qué creen, que no sucederá. Si no por el contrario, ahora retomando el camino lo haremos como dije, en video lunes, miércoles y viernes. Además de los sábados a modo de experimentar un tipo de resumen semanal.

Desde luego que también los martes y jueves seguiré con las columnas tradicionales, las de texto, esas que permiten repasar lo leído una y otra vez, sin la premura del video en curso y de los comentarios anotados en lo virtual pero que cómo nos hacen acelerarnos. Siempre he creído que el texto es importante en el arte de opinar, porque justo es ahí, donde se debe anotar lo importante, aquello que no queremos que se nos olvide, lo que deseamos dejar en claro, para pronto, lo que no queremos que se mal interprete, y lo que también, a veces, no deseamos que todos entiendan, más que los que saben leer.

En esta primera columna, después de más de un mes de no haberles escrito nada, quiero comentarles mi preocupación por el escenario político que se viene, y aunque se ha hablado hasta el cansancio de la mal llamada “cuarta transformación del país”, hoy nos enfrentaremos a un esquema totalitario, donde por ignorancia y mera calentura electoral, los mexicanos salieron a botar su voto, no razonaron, no pensaron, ni midieron las consecuencias.

Sé que sonará fuerte para algunos, pero en serio se los digo, ya lo vivimos con la marea roja cuando en el 2012 Enrique Peña Nieto, quien en ese entonces gozaba de un amplio bono político y electoral llegó a la Presidencia de México. De paso se ganó para su partido el PRI, Ayuntamientos, Gubernaturas, Diputaciones y Senadurías, todo se pinto de rojo y se implementó un sistema político totalitario. Ya vivimos las consecuencias y hoy, ellos, los priístas, se encuentran en la decadencia, o eso parece.

Ahora, ese voto masivo por Andrés Manuel López Obrador, me hace pensar, tras los resultados electorales del pasado domingo primero de julio, en un escenario muy similar al ocurrido al PRI. No creo ni tengo elementos para poder pensar lo contrario, lo único que si veo, lo único que sí es tangible, verificable y por demás cuestionable, es lo que han sido estas semanas posteriores a la victoria avasallante de MORENA.

Han sido días de desmentidos, de desdichos y fe de erratas donde los muy morenistas siguen defendiendo la postura política de su líder social López Obrador. Y los nuevos, los que por ocasión decidieron votar por la izquierda que dice representar MORENA, tienen ahora sendas dudas, su cara lo dice, pero su dignidad no lo puede expresar aún.

Tendrá que pasar un tiempo, así es, desafortunadamente como yo se los dije, para comprobar, si tras este nuevo gobierno lo que se dijo y se prometió fue real, y no por el contrario seguiremos viendo como de a poco en poco, la credibilidad social, el proyecto político y la cuarta transformación se van desvaneciendo junto con la esperanza de un México mejor.

Lo único malo aquí es que los ciudadanos queremos que el gobierno cambie, que el sistema nos de, pero nosotros nada hacemos.

Nosotros ¿cuándo cambiaremos?

Da click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Soy un periodista comprometido con mi labor de informar con oportunidad, imparcialidad y apego a la realidad que se vive en el Estado de México.

Desde mis inicios, en el año de 1998, y gracias al esfuerzo realizado por mi equipo de colaboradores, he logrado posicionarme como un periodista y medio de comunicación serio dentro de los sectores donde tengo presencia.

Biografía

Soy izcallense de toda la vida, he participado en medios de comunicación local y desarrollé por 10 años el impreso Reporte Especial “Periodismo y Comunicación para la Ciudad”; hoy haciendo marca personal bajo el sello Reporte Especial de… Álvaro Sánchez, orientado a gestionar Multimedia Informativa mediante diferentes recursos en mi sitio de Internet, además del uso de las Redes Sociales más populares.

Mi cobertura, influencia y presencia comprende principalmente los municipios de Cuautitlán Izcalli, Atizapán de Zaragoza, Tlalnepantla de Baz, Naucalpan de Juárez, Huixquilucan de Degollado y Toluca de Lerdo; una de las regiones económicas y políticas más importantes del Estado de México.

© Derechos Reservados 2018 - Reporte Especial de... Álvaro Sánchez